28 de noviembre de 2006

Saturno devorando a su hijo


Saturno se levantó ese día con un hambre atroz. “Madre mía, qué agujero tengo en el estómago”, pensaba. Fue a su cocina y se preparó un bocata de chóped de metro y medio. Ése es el cuadro original, pero Goya estaba graciosillo y pensó: “Le voy a dar el cambiazo en el lienzo. Esto está quedando de muerte”. Un guasón el tío.

Si es que hay momentos en que el hambre es tan grande que te remueve las tripas. Serías capaz de comerte a una persona. Pones cara de loco, te quedas en bolas y, en una habitación a oscuras, le arrancas la cabeza de un mordisco al primero que te parezca apetitoso. En este caso, tu hijo. Con un poco de suerte te verá un pintor famoso y en cosa de días estarás expuesto en el Prado o en la National Gallery, un sitio de estos donde está repleto de estudiantes que han ido obligados y turistas poniendo cara de “Pero si mi sobrino de cinco años dibuja mejor”.

Ya sabéis, alejaos de la multitud –y de vuestros hijos- cuando tengáis hambre.

5 comentarios:

Dr. Strangelove dijo...

Eso es porque Saturno no vio el anuncio de las hamburguesas XXL de Burguer King. Son propias de su envergadura, aunque igual de malsanas que su propio hijo.

Un saludo

alter ego dijo...

Si el hijo era la mitad de feo que el padre no me extraña que lo cambiase por una barra de choped tan pronto como tuvo la oportunidad. Y que me decis de la madre, el hijo tuvo que ser fruto de una violación, porque la cópula no pudo ser consentida. Aunque pensándolo bien, hay quien hace lo que sea por salir en el aquí hay tomate de la época.

Anónimo dijo...

Jope. Yo cuando tengo hambre me comería un ligre.

Anónimo dijo...

jajaj me ha gustado este post :)
Sobre Funny Gamez... quiza tienes razón :)

La hormiguita dijo...

Está claro. Debiera llamarse "El artista y su hambre".
Saludos