20 de septiembre de 2010

Huelga trabajar

Hola a todos,

Escribo aquí para informaros que el próximo día 29 no iré a la huelga. No voy a secundar un paro que iría contra la naturaleza de mi condición durante toda mi vida: la desocupación y el recreo constante. Mi larga inactividad, parecida a la de este blog, me impide unirme a la estulta masa. Estos años pasados, incluso diría lustros, me han tenido ocupado en la más completa de las naderías. Ora me echaba una siesta, ora tomaba el sol. El comercio y el bebercio han ocupado largas horas del día y cuando caía la noche, he continuado con la misma dieta.

Lo mejor de mi permanente estado ocioso es la remuneración que recibo. Es algo moderada, eso sí, pero remuneración al fin y al cabo. Muchas veces debo apretarme el cinturón, pero no creáis que es a menudo. Las mariscadas están a la orden del día. Entre todos colaboráis para que pueda ser así, pensadlo: vosotros ocho horas (por no decir nueve) encerrados, bebiendo café laxante, aguantando jefes halitósicos, compañeros palurdos y trabajos sin futuro alguno y yo, en cambio, rascándome el escroto hasta hacerme costra con el dinero de todos.

La verdad es que nunca me he ganado nada: todos los trabajos (por llamarlos de alguna manera) me han caído del cielo. De hecho sólo tengo (¿tuve?) uno, pero ha sido gracias a un enchufe que sería la envidia de muchos y que me ha servido para mantener a la familia. Toda la familia. Ésos sí que son una panda de vagos. Yo traigo los cuartos (bueno, vosotros me mandáis vuestros cuartos) y ellos se los gastan. Son arpías, personas indeseables y con gustos carísimos. Y también bastante ajenos a los cánones de belleza actuales, empezando, por ejemplo, por mi mujer.

Me aburro tanto en casa que, a veces, me pongo una corona que hay por un baúl y me paseo por mi casa como llegué al mundo porque me da la real gana. Busco lo primero que se mueva para restregar la cebolleta. Mi mujer se escandaliza y pone unas muecas que la afean más aún, si cabe. No sé cómo he podido vivir tantos años al lado de ese engendro, pero imagino que la inactividad se ha extendido hasta mi cerebro convirtiéndome en un incapaz de por vida.

Pues lo que os decía. Día 29 iré a trabajar. Ese día iré a darlo todo. Ya que vosotros os matáis el resto del año, yo lo haré por un día. Es por eso que os animo a convocar una huelga general por año. De esta manera, sabré lo que es trabajar, pero sin pasarse. Iré al tajo una vez cada 365 días, aunque, ahora que lo pienso, tampoco sé cuál puede ser mi cometido después de este letargo laboral tan pronunciado.

Os mando un abrazo muy fuerte.

Fdo,

Juan Carlos I de Borbón

PS: El de día 25 de diciembre, lo escribe otro. Supongo que ya os lo imaginabais.

12 comentarios:

Folken dijo...

Iba a hacer un comentario con lo de la corona y la real gana, pero la firma me ha quitado las ganas.

Joan dijo...

Imagino entonces que no es motivo de honda satisfacción.

denke dijo...

Oh... oh... OH!!!

Pero que ven mis ojos! Cuanta ironía, volver al tajo para hablar de huelgas.
Mi satisfacción es honda.

El Hombre de la Pústula dijo...

Esto no lo ha escrito el Rei, jamás empezaría una carta diciendo Hola a todos, claramente Joan está hablando de sí mismo por interpósita persona, haciendo retruécano desahogo, vaya.

Yo tampoco holgaré, pero por motivos distintos: al final me hice autómata. Tiene sus incovenientes, pero hay una ventaja que lo compensa todo: puede uno considerarse un individuo productivo y aún así no quitarse el pijama durante una semana entera, si no más.

Joan dijo...

Denke, ironía pura porque, además, está ideado desde la oficina. A ver si reactivo este sitio.

Hombre Pustular, ¿acaso no conoce la bonhomía y campechanía cercana a la demencia de nuestro monarca? Lo de ser automático me lo tiene que explicar, o dibujar sobre ello. Ah, el cambio de pijama y/o sábanas son temas que merecen posts, incluso blojs, aparte.

engelson dijo...

o sea que se rasca el escroto hasta hacerse costra con papel moneda, deduzco por lo leído, más campechano imposible

erjudos

Josep dijo...

Ya te vale: tanto tiempo sin dar palo al agua, y ahora apareces con un texto escrito por el sustituto reserva del negro del rei.

¿Cómo? ¡Ah! ¿Que tú eres el sustituto del negro del rei? Jopeeeee

Joan dijo...

Hijo de Engel, deduzco entonces que no lo ha probado y desconoce la campechanía inherente de la fricción de unas buenas monedas de 2 euros o de un billete de 500 ídems en las partes nobles. Pruébelo y comente, ya verá qué campechano.

Estimado Josep, ni negro ni sustituto ni rey. Yo sólo ejerzo de conexión entre Su Alteza, oh, arrodillaos, y el pueblo llano, hijnorante y soez.

denke dijo...

Oh (y mas oh's!) Irónica irónia, sobre la ironía misma... Diantres... la especie humana es amazing.

Albert Martín Vidal dijo...

Compruebo alborozado que hay vida en este foro... Permítaseme compartir esta ocurrencia:

A un hombre de unos 70 años le está entrevistando un periodista en plena calle.
El hombre entrevistado se expresa del siguiente modo:

Soy hijo de exiliados.
Hasta los 27 años y poco antes de la transición no pude volver a España por culpa de Franco.
A mi padre, pobrecito, no sabíamos ni dónde enterrarlo.
Mi madre estuvo muchos años en silla de ruedas.
Ahora tengo 70 años.
Hace meses me sacaron el 30 % de un pulmón.
Mi mujer es inmigrante.
Tengo tres hijos con ella.
De los tres sólo trabaja una, la del medio,... pero no cobra nada.
Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación.
La mayor se acaba de divorciar.
Mi yerno se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos niños.
El pequeño de mis hijos aún no se ha ido de casa y además se ha casado con una divorciada y la ha traído a vivir con nosotros.
Esa señora antes trabajaba, tenía muy buen puesto, pero desde que vino a mi casa ya no hace nada.
Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo.
Y para colmo este año, con lo de la crisis, casi no nos hemos podido ir de vacaciones y si me apuras... casi ni he podido celebrar que España ha ganado el Mundial.

El periodista pone los ojos muy redondos y comenta:
-Majestad, no creo que su situación sea tan mala!!!

Joan dijo...

Gran circulación ha tenido la real ocurrencia. Me comentan que usted denigra al negro voraz, ya discutiremos sobre ello en su bloj.
Este jueves me sabe a lunes. Qué horror.

Mon dijo...

Estimado Joan,

He ordenado a los servicios súpersecretos del Estado que le investiguen y me mantengan informado de sus actividades delictivas y/o terroristas.

Pensé que debía decírselo.

Fdo,

Juan Carlos I (el de verdad)