6 de enero de 2010

Buscando


Las crisis aumentan las contradicciones. Vean, si no: las perspectivas laborales que tengo como periodista, redactor, guionista o similar se han visto harto reducidas por varios factores como la ya citada crisis, vivir en una isla donde el provincianismo reina cual déspota monárquico, la concentración de concesiones en pocas productoras, el nepotismo o el intrusismo laboral. Todos estos contratiempos escapan a mi control, son como Camela, ahí están y nadie puede hacer nada para remediarlo. Sin embargo, hay otros condicionantes que sí puedo controlar, es decir, luchar por un puesto de trabajo acreditando experiencia y formación (aún guardo la guitarra del CCC).

Es en este punto donde, paradójicamente, cuanto más letrado y excelso se llega a ser, más se cierra el mercado. Y es que los que nos dedicamos (perdón, dedicábamos) a esto de escribir para teles y radios, llegamos a una cierta especialización, al menos en mi caso, que nos impide cambiar de sector cuando arrecian los problemas en el mundo audiovisual. De nada sirve haber ganado un Nóbel o tener barba para poder rascársela a modo de persona que piensa cosas interesantes. Sólo sabemos hacer una cosa: escribir y no siempre nos sale. Por eso, hacía ya meses que me rondaba por la cabeza un cambio radical y no de sexo: trabajar en otro sector.

Sabio como pocos, pena que no tenga barba

Mi primer intento me llevó a la cocina de un restaurante. ¿Qué experiencia tiene en cocina?, me preguntaron. Brilla por su ausencia, respondí. Aún conservo una marca en el glúteo izquierdo de la patada que me dieron. Mal inicio. ¿Sería mejor haber adjuntado en el CV una foto de mis archifamosas lentejas con botifarró y sobrasada? ¿O quizá mejor haber mandado una fiambrera con una ración de legumbre a la Joan unas horas antes de presentarme? Pensar a caballo pasado no hacía más que hundirme en la lista del paro.

Luego probé suerte en una peluquería. Mi maravilloso cráneo afeitado no fue una carta de presentación atractiva, pero, al menos, me hicieron una prueba. Si le haces la permanente a esta señora, te contrato de becario, tres meses y quinientos euros al mes, me aseguró la dueña del establecimiento. Una clienta anciana y yo nos miramos por el espejo, a través de una estantería con laca y por el rabillo del ojo. Sonó una música de intriga. Zoom in a los ojos de cada uno. Le puse la típica capa al revés de las peluquerías y noté algo: el tembleque de la revista Lecturas que sostenía la tal sexagenaria señora hacía temer lo peor y así fue. Le hice la permanente, es decir, la sordera permanente. Claro, ella con sus nervios y el parkinson, yo sentándola a la fuerza, el secador que sólo tenía potencia de reactor nuclear y mi poca pericia resultaron en dos orejas, ovación y salí a hombros. La dejé tullida y me fui corriendo de ahí. El otro día la vi en una tienda de disfraces comprándose dos orejas de plástico para tapar las oquedades que el estilismo Joan le había dejado.

Cero de dos. Seguía formando parte de las estadísticas. Fue en ese momento cuando vi la luz. Arranqué el coche, tomé la autopista y me dirigí, sonrisa de oreja a oreja, ojos brillantes y pulso en aumento, hacia el casino más cercano. Mi primera prueba como crupier (sommelier, según un amigo mío) fue más que correcta. Mi educación palaciega y el profundo conocimiento del juego ayudaron al principio, aunque pasado el tiempo no pude resistirme y le hice un re-raise a un jugador siendo yo banca. La infracción me costó la apuesta y salir por la puerta de atrás sin trabajo y sin posibilidad de all-in.

Hoy he esperado a los Reyes a ver si caía esa breva, pero tampoco. Así que a partir de ahora, me dibujaré granos en la cara y borraré cualquier atisbo de “Licenciatura” de mi curriojete para, al menos, presentar mis candidaturas a “Becario de redacción” o “Estudiante en prácticas”.

¡Venid todos! ¡Ya ha llegado el becario!

Si me contrataran, lógicamente, al principio lo haría todo mal, aunque, bien mirado, tampoco habría mucha diferencia con la actualidad.

26 comentarios:

Corpi dijo...

Ánimo compañero. Yo estoy en la misma situación. Sólo tengo a la vista un día y medio de trabajo remunerado y tres o cuatro que, además de trabajar, tengo yo que pagar al que me contrata, alucina vecina, pero así es. Y después, la nada. ¡Cuántas veces he pensado en cambiar de oficio! Pero, ¿a dónde voy a ir si mire hacia donde mire todo está mal? En fin, ya vendrán tiempos peores.
Feliz año. (y no es de coña)

Josep dijo...

Pues sí: lo malo de especializarse es que, en ocasiones, resulta difícil lograr la coincidencia entre especialización y curro.

Suerte y ánimos.

Joan dijo...

Gracias, Corpi y Josep. Esta mañana he visto un puesto de castañas asadas cerca del centro. Si me sitúo al lado vendiendo el mismo producto (que previamente le habré sustraído) pero rebajado al 50%, puedo obtener pingües beneficios. Mi nueva ocupación será la competencia desleal. Sea, pues.

denke dijo...

Yo, hace meses que decidí repartir palizas a todos los ancianos que pronuncian la frase: "una guerra tenías que vivir los jovenes".
Malditos... ¡mal sus quiten las rentas antiguas cabrones!
Claro con pisos a 30 euros al mes todo se ve diferente... cabrones... (¿lo he repetido? vaya, serán cabrones)

tia cookie's dijo...

Hola Joan,
yo hace años cambié la radio por la comunicación empresarial y el homme-working, y que quieres que te diga...pa comer puede dar pero los periodistas son más majos cuando los tienes a la vista. Ánimos y se que desde ses illes lo tienes más negro, por "la hemorragia de medios independientes"...oye lo de la castañería como que suena bien, haber si te voy a fusilar la idea.
Un besazo desde BCN

Folken dijo...

Si sabes alemán puedes prostituirte. O incluso ser gorrilla.

Folken dijo...

Y ánimo con la búsqueda.

Joan dijo...

Denke, durante mi próxima incursión a tierras catalanas, pienso localizarle y unirme a usted en estas palizas gratuitas a los que viven en la senectud plácidamente, pagando rentas tan bajas que las abonan en pesetas. ¡Muerte!

Tia Cookie's, lo de la castañería tiene copyright, así que mejor me va pagando un avance si me roba la idea. La hemorragia, como dice, es tan abundante que no tiene remedio. Ojalá el home-working fuera sinónimo del home-playing, o incluso home-drinking.

Pues no sé, Folken. ¿Qué les digo? ¿Hotten kartoffen? Uf.

Ah, y gracias.

denke dijo...

Ves? anonimo te ha dado la respuesta!
Es mas majo...

Joan dijo...

Qué revoltoso es este anónimo. También me ha dejado otras respuestas en varios posts. Una pena que lo haga en chinorri, lenguaje sencillo donde los haya pero que no domino a la perfección.

Folken dijo...

Dice que puedes donar alguna extremidad a un restaurante chino del que te dará la información en otro post, y que por ello te pagarán una compensación económica bastante jugosa y te darán una pensión de invalidez.

Albert Martín Vidal dijo...

Es muy necesario que lleves al vídeo tu propia historia ejemplar:

http://www.rafapal.com/?p=4086

denke dijo...

y releo lo de la abuela y vuelvo a descojonarme...

Bellaco dijo...

¿No tienes alguna información con la que extorsionar a algún antiguo jefe? Es igual de efectivo que lo de las palizas pero más rentable e infinitamente más limpio, mira que las manchas de sangre no salen tan fácilmente.

El Hombre de la Pústula dijo...

Estimado Joan: imprimir dinero es el futuro. Hay que dejarse de rodeos laborales, yo tengo ya escaneados billetes de cinco a quinientos, pero llevo meses peleándome con la tirita de plata. Eso que dicen que con papel albal... ¡Todo mentira!

Reciba un saludo y varios ánimos de parte de este energúmeno que se encuentra en su misma situación.

VP: nulpipuf

Bellaco dijo...

A este paso el verdadero negocio va a estar en la venta de fotocopiadoras de billetes, seguro que te las quitan de las manos.

Por que el fútbol, dijo...

Estoy seguro de que Sergio Ramos dira a sus hijos "como se nota que no defendisteis a Messi"...
(y romperá a llorar)

Anónimo dijo...

Hace años una chica llamada lauren caminaba por la noche cuando de repente fue violada y ac nada brutalmente desde ese entonces su desgracia se escribió por todas las web y dicen que todos los que lean esto quedan con la maldición de lauren ahora que leiste su desgracia tienes que mandar esto a 10 fotolog o si no tendras la maldición de lauren y moriras en 3 dias si no lo crees no lo hagas pero cuando estes solo no mires al espejo ya que ella te estará observando esto es verdad muchos jóvenes has quedado traumados por la aparición de esta chica asique mejor aslo o sino atente a las consecuencias

denke dijo...

hay cosas que pasan de castaño oscuro, y tu abandono es flagrante.
¿Ni para comentar la champions escribes?

Bellaco!

Miss Lullaby dijo...

dicen que la suerte no exíste, que se la busca uno mismo...no dejes de luchar

Folken dijo...

Ni para comentar el hoygan ese que te ha echado una maldición te dejas caer por aquí...

denke dijo...

folken, lo hace para tener mejor ratio de comentarios por post...

Joan dijo...

Pronto tendrán nuevas mías. ¡Aguanten! La sequía se ha alargado en demasía (pareado).

No me digan que la palabra de verificación la han propuesto ustedes: quiticar

Josep dijo...

Si estará mal la cosa que el propio autor tiene que rellenar la mardita palabra verificadora: esto es que no se acuerda de su password: mal vamos....

Fíjate: mi palabra es Kithe

Tiene tela.... ;-)

Ànim, Joan...

denke dijo...

Como se come esto de que cambies el diseño del blog pero no actualices..?

Joan dijo...

No me riñas! Esto es un infierno... :(