23 de mayo de 2007

Posibilidades

Cara oscura, de Lola Lorente


Podría haberle rebanado el pescuezo en la cocina. Pedirle que cogiera algo y, justo cuando se girara, dar media vuelta con el brazo extendido y la cuchilla apuntando directamente a su cuello desprotegido. La sangre salpicaría el sofrito, entonces no haría falta añadirle sal.

Podría haber aprovechado mientras se daba un baño para aparecer por detrás y hundir su cabeza hasta el fondo de la bañera. Toda la fuerza de mi cuerpo hacia abajo y no se habría podido resistir. Treinta segundos, golpes y forcejeos. Un minuto, espasmos. Tres minutos, calma total.

Podría haber aprovechado la inmensidad del mirador para, con un simple gesto, con un mínimo gasto de energía, empujarle hacia el vacío. Los gritos de pavor se amortiguan con la altura. Sólo la vegetación escucharía el sonido seco del fin de la caída libre.

Podría haber pisado el acelerador con fuerza dirigiendo el volante hacia su trayectoria, impactando el parachoques con sus piernas y cintura. La pared acabaría de ayudar en esta negra tarea.

Podría. Pero no lo hice. Me acerqué, besé su nuca y continué durmiendo a su lado, como cada noche.

13 comentarios:

e-catarsis dijo...

¡Me encanta!

Un beso hombre tranquilo

:))

Thalatta dijo...

Qué triste es por lo certero. También puede huir de allí y no volver jamás.
Besos

Joan dijo...

Gracias, e, otro pa ti

Tha, esa sería una buena opción para un personaje así, oscuro.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡Joder JOAN colega!, me ha encantado, si tiene un momento, intente ir a la página de Gregorio Verdugo Serna; allí está otro capítulo de esta historia.

Joan dijo...

¡Oh! Acabo de ver su último post, ¡es cierto! podrían formar parte de la misma historia. A veces alucino con estas casualidades. Muy buena recomendación, la añado rápidamente a los enlaces.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Es cierto, Joan, son historias suplementarias, habría que hacedr un estudio científico sobre las causas ocultas de estas casualidades enigmáticas.
Después del silencio, mi protagonista también acabó besando su nuca y durmiendo a su lado.
Un abrazo.

MALEFICABOVARI dijo...

Podríamos todos... y seguimos besando nucas, y viviendo noches en vela por su culpa, y mirándoles cómo si se nos fuera la vida... quizás por eso es porque los odiamos tanto, porque tienen ese poder sobre nosotros, y en nuestras mas íntima fantasías comentemos el crimén mas de una vez, y cómo quedamos de satisfechos.... necesitamos a veces, sentir que el poder tb es nuestro, supongo... en mi caso es así.
Sólo queda la ilusión de que la balanza se equilibre, y se nos vayan esos deseos insanos de matar con o sin arte... la verdad es que me ha dado ud algunas ideas... yo las tengo peores.... tengo unas pesas de 6 kilos... que no le cuento... en fin...
Que me alegro de pasar por aquí, Luzbell me habló muy bien de ud.
Un placer.
Bsss
Maléfica
No será ud mallorquín? Yo soy mallorquina, pero vivo en Madrid.

XerophussS© dijo...

Amémonos! Besémonos todos nuestras nucas! (esto es un estribillo que seguro que se le ocurrió a Lennon, pero al final le gustó más "Make Lovo not War". El hombre, que estaba contento así xD)

Un saludooo!

Joan dijo...

A ver qué hace con las pesas, Maléfica, las combinaciones pueden ser espectaculares. Por cierto, soy mallorquín y como ambos sabemos, la isla es un pañuelo y seguro que:

a) nos conocemos
b) tenemos algún amigo en común
c) ambas cosas

Seguro que Lennon habría triunfado mucho más con ese estribillo y quizá estaría vivo, Xero. Ahora fijo que se han cabreado un montón de beatlemaníacos. Pues mejor.

Saludos

Anónimo dijo...

Esta claro que el protagonista está demasiado cargado de energía. En vez de besar su nuca debería quemar el exceso de moléculas de ATP con un violento y vigoroso acto sexual; además hay precedentes de gente que ha muerto en el transcurso de dichas relaciones, y esta claro que en ese caso siempre puedes decir que ha sido un accidente... ¿¿Cómo iba a querer que muriera sin aún no había llegado??

Total, que me m'ha agradat!

Un saludo.

Mon.

MALEFICABOVARI dijo...

Nací en Porto Pí, y luego he veraneado siempre en Santa Ponsa, y tengo mchos conocidos por ahí... pero casi todos extranjeros, pero... viví allí, y conozco familias enteras..... muy buenas épocas, las mejores de mi vida, aunque yo tengo 36 años, creo que tu por lo menos diez menos que yo... ya veremos... haremos conjeturas....
Bssssssssssssssss
Male

Joan dijo...

Mon, dos comentaris seguits? No m'ho puc creure. Fru.

No tantos menos, male, estoy al borde del número fatídico.

carlos serpiente dijo...

integral como la contingencia, solido y funesto, la esperanza del olvido...