24 de marzo de 2007

La muerte, si breve...

Atardecer en Menorca


Después de pedir la página 260 del Quijote rebozada y sin guarnición, Fermín se sintió tan sucio que corrió sollozando y a la pata coja hacia su casa. Allí se dio una ducha de salfumán, su bebida favorita. Sabía que el eclipse lunar no había sido nada más que el principio, pero desconocía que sus zapatos lilas le traerían más problemas en un futuro muy lejano. Decidió entonces poner fin a tanta desgracia y se inyectó silicona en los labios. Fue una pena que el nuevo rumbo que su vida había tomado se viera truncado al ser atropellado por dos mil ovejas, el pastor trashumante y su perro cuando iba de camino a la piscina municipal escuchando Mouth For War en su reproductor mp3.

7 comentarios:

e-catarsis dijo...

¿A quien se le ocurre pedirla sin guarnicón? :P

..al parecer por fin vamos saliendo del ostracismo...

¿Has visto ya 300?

Besos desde la paranoia

Joan dijo...

Poco a poco abandono la inactividad, cierto. Ya era hora.

¿300? Voy esta misma tarde, espero no haber puesto las espectativas demasiado altas. Ya te comentaré.

e-catarsis dijo...

Está muy muy muy bien, pero ya me diras

...pues nada que me alegro...

Currymaedchen dijo...

este tipo de historias me encantan......yo también voy a ir a ver 300....ole ole !!!! a ver si está ala altura del comic...

Lluna de foc dijo...

Me encanta esta historia, nunc ame pediria la 260 del Quijote debe de ser super indigesta!
Besos

lips dijo...

tremendo.....

Deslenguado dijo...

Estaba yo tan tranquilamente sintiéndome atropellado por este texto cuando de pronto aparecen en él 2000 ovejas y me dejaron listo del todo. Hay que ver las sensaciones que se crean no con 2000, sino con un puñado de palabras. Muy bueno.