27 de marzo de 2007

300

Gatito, busca el palo

Llevo días iracundo después de ver 300. Mis acompañantes se quejaron al final del metraje por su excesivo preciosismo y su falta de cinematografía en estado puro. Quizá contaminado por estos enemigos de la grandilocuencia gráfica, acabé algo depresivo por esa vacuidad fílmica que denunciaban mis antes llamados amigos y poco a poco me infectaba hasta la purulencia. Sin embargo, con la ayuda de mi sinapsis ultradesarrollada, conseguí vencer esos pensamientos impuros y darme de nuevo al babeo compulsivo por esos 120 minutos de séptimo arte conjugado con informática y talento Milleriano.

Los espartanos se van de picnic, con su mantel rojo y su plato

Y es que, ¿para qué buscar pelo de perro en un gato?, o, ¿quién se atrevería a salir por una ventana, obviando la puerta bisagreante?, ¿acaso alguien se peina con el rallador? ¿o intenta meter el secador en la cerradura? Pues aquí y en Esparta tampoco. En este caso (y pongo énfasis en lo que digo, en ESTE caso) no hace falta una profundidad dialéctica platoniana, ni un argumento jeroglífico.

Me molan los piercings y las cadenitas chapadas de oro

Sólo el goce visual, los pelos erectos al sentir el aliento y las arengas de Leónidas, el apoyo irrenunciable de la falange espartana y una excelente dirección de fotografía (o debería decir iluminación por ordenador) hacen que 300 sea un espectáculo asombroso y, al fin y al cabo, mero reflejo del cómic. Vayan a verla y, si no les gusta, compren un rallador.



PS: Espero no haberla liado mucho por poner estas imágenes...

6 comentarios:

e-catarsis dijo...

...amén...

;-)

...sencillamente te pasa por encima...

...ainsssss...

Dr. Strangelove dijo...

Muchos se confunden con esta película y con el cine en general. Que a nadie se le escape que el cine es un ESPECTÁCULO y que 300 cumple el decálogo ideal de película-espectáculo. Intentar buscar profundidad narrativa en una historia creada, engendrada y orientada al puro entretenimiento es ser necio. He dicho. Y eso que siempre me niego a comentar películas.

Saludos.

Joan dijo...

E-catarsis: Me pasará por encima dos veces, pienso ir a verla otra vez.

Doc: Respeto su vocación de no comentar películas, cierto es que su destino son las mentes atormentadas que se acuestan en su diván (un gran trabajo, por cierto). Pero en este caso me alegro de oir su opinión, creo que 300 se lo merece.

e-catarsis dijo...

jur jur ¡y yo! ¿a ver que te crees? ;-)

Anónimo dijo...

¿Elocuencia platónica? Somos soldados, hermanos, no filósofos. Ahí está el realismo, no creo que los espartanos fueran muy elocuentes, siemplemente te rajaban si no les gustaba lo que les decias :D A mi me gustó mucho la película y creo que está muy bien hecha.

kietorr

PRU dijo...

No sé si es una adaptación de un cómic, la película del còmic (y no al revés, como hasta ahora) o un perfecto traslado de viñetas a imágenes con movimientos de videojuegos, pero como historia y como Historia, es brutal...

Por la mañana releí el libraco (1a 1a edición de Norma del 2.000), por la tarde vi el Peliculón, por la noche aún estaba bendiciendo a Miller (que tantas alegrías me ha dado desde su Cuernecitos), y me fui a dormir soñando con las Termópilas...

También pienso volver a verla, si señor, con rallador o sin...