14 de febrero de 2009

A un hombre de una gran apatía

Érase un hombre a una vagancia pegado,
érase una ociosidad superlativa,
érase una persona con apatía,
érase un haragán bien acostumbrado

Era un reloj de sol mal encarado,
érase un gandul boca arriba,
érase el maestro del “no escriba”,
un blog inacabado.

Érase la indolencia como bandera,
érase el rey vago de España,
las doce tribus de vagos era;

Érase un vaguísimo infinito,
muchísimo más, vago tan fiero,
el vago de la peor calaña.

Autodedicado

16 comentarios:

Josep dijo...

Lo malo de la apatía es que cuanto más tiempo se la soporta, más difícil resulta salir de ella.

Me alegro de leerte de nuevo.

Un abrazo.

El Hombre de la Pústula dijo...

¡Tchang vive!

Internet estará contenta de recuperar a uno de sus más bravos muchachos.

INTERNET dijo...

EN EFECTO, LO ESTOY.

oliver dijo...

sonaba la apatia, pero la has dejado callada!!!


un abrazo

Oliveria dijo...

de la alegria me comi dos letras...quise decir oliveria

o dijo...

ah caray! ahora me doy cuenta que aqui aun es domingo y a penas las 21 horas...estas cosas tan locas del mundo y su rotacion...

Roberto Hasting dijo...

Me identifico con tu apatía. Brindemos por Bartleby el escribiente.

Joan dijo...

Soy tan vago que ni siquiera he adaptado el quinto verso.

Corpi dijo...

Pues para ser tan vago, la cabeza te funciona muy bien porque los ripios son muy buenos.
Me n'alegre de llegir-te de nou.

Corpi dijo...

Pues para ser tan vago, la cabeza te funciona muy bien porque los ripios son muy buenos.
Me n'alegre de llegir-te de nou.

Folken dijo...

KE HARTE TIHENE UNTEZ

Harvester Of Sorrow dijo...

Supongo que la apatía de sus versos, amigo Pelutitó, se refiere a su negativa a ir a ver a los Four Horsemen (bueno, los tres originales y la cuota latina) en su próxima visita a Karcelona.

Me lo debes, titán. Tengo una felicitación de Viejaniversario que hace referencia a ello.

Y esta vez no habrá gradas que valgan.

Metal Up your ass!

naturline dijo...

Excelente post mis mas cordiales felicitaciones, me ha gustado mucho su blog, un cordial saludo.

estanli cuvric dijo...

Es que la Apatía está jamona y se deja querer fácil. Dímelo a mi.

Marc dijo...

Siento una cierta simpatía y sinergia con su personaje, compañero Joan...

Ociosidad superlativa, por dios, su dedo justiciero me apunta!

denke dijo...

Que contagiosa es la vagancia...

A ver si con la primaevra salimos del letargo...